Independencia y autonomía.

Una persona independiente es aquella capaz de auto abastecerse en un amplio número de cuestiones de su vida.

Sin lugar a dudas, este modelo de sociedad que hemos creado fomenta o desarrolla la autonomía del individuo: el hecho de que tanto hombres como mujeres sean auto suficientes económicamente.

Siempre necesitaremos en cierto modo la compañía de los demás, su cariño, su valoración… pero también es cierto que una persona independiente no acepta con agrado a su lado una dependiente.

Así que buscará la compañía puntual de personas afines… pero, en el fondo, tan independientes como son ellos.

La Mochila de la emociones

Todos cargamos en la vida con una pesada mochila. Lo hacemos sin darnos cuenta, sin ser conscientes de que es así.

¿Por qué? Porque es invisible. Puede ser un sentimiento, una auto limitación, una enfermedad o una idea de no merecimiento.

Probablemente pienses que eso es tuyo, que no puedes vivir sin ello, que no puedes dejarlo en un lugar y seguir caminando más ligero. Pero sí puedes. Si quieres, puedes.

Pero has de darte cuenta… primero que la llevas y luego que no es tuyo, que estás cargando con algo que no te pertenece y que lo puedes soltar.

Si lo haces, inmediatamente sentirás una increíble sensación de alivio. Luego, tal vez, un sentimiento de culpabilidad porque alguien te hizo creer que debías de cargar con ello.

Te sentirás tentado/a a volverlo a coger. Pero, aunque dudes, no lo harás. Porque ya has dado el paso: el gran paso.