¿Cómo puedes querer a alguien que no conoces?

Pues sí, a veces sucede. Sientes un vínculo especial hacia personas que no conoces o que acabas de conocer.

Como si te uniera a él o a ella algo más profundo que lo que puede haberse generado en esos minutos, horas, días o meses que hace que os conocéis.

Es una sensación diferente a lo que sientes por otras personas que conoces hace más tiempo: una atracción no basada en lo físico. Sino en un afecto que tuviera sus raíces bien arraigadas a la tierra de los sentimientos.

Ojo, puede ser recíproco o únicamente unidireccional.

Y eso te hace pensar de nuevo: ¿Qué estará pasando? ¿Por qué me siento así?

A veces te dicen: “Siento que te conozco desde siempre”.

Y te quedas pensando: ¿Será cierto? ¿Nos habremos encontrado en otro momento, en otro cuerpo, en otras vidas… y yo no me acuerdo?

Deja un comentario