No… ¿siempre significa no?

En ocasiones has tenido que protegerte usando un hombre como escudo ante la insistencia de otros hombres. Fingiendo quizá un vínculo para que otros, que no te agradaban, no se acercasen demasiado.

Los hombres a veces no aceptan una negativa por respuesta. Al menos, no les basta sólo un NO. ¿Virtud? ¿Defecto? Insisten e insisten sin darse fácilmente por vencidos. Y es que a veces la insistencia a algunos les ha dado resultado.

“El que la sigue la consigue” – dice un viejo refrán.

Hay quien desiste a la primera negativa. Para quienes un NO es un NO.

Otros interpretan un NO como un “ya veremos”. Un: “Hoy no, vuelve a preguntarme mañana”. O un: “tú sigue intentándolo, demuéstrame que vas en serio, que puedo confiar en ti, que no soy un capricho puntual… porque YO busco algo serio, alguien en quien poder confiar”.

Por supuesto esto no es una ley aplicable a todos los casos o circunstancias. A menudo cuando las mujeres dicen NO, quieren decir NO. Un NO rotundo, redondo y contundente. Y los hombres deberíamos saber diferenciarlos y respetarlos.

Deja un comentario