Wendy y Peter

A veces, dos personas se equilibran si uno vuela y el otro sujeta los pies de la persona que vuela, anclados con una cuerda a la tierra.

He conocido personas que así explicaban el equilibrio entre ellos y sus parejas.

¿Creéis que podría existir una pareja formada por dos personas que vuelen?

Sí, tal vez responderíais, si es que vuelan de la mano como Wendy y Peter.

Tan a gusto

 La vida, a veces, te deja sin aliento. Por ejemplo: al acercarse alguien que te gusta, a veces cuesta respirar.

 Afortunadamente se pasa. Si te trata con familiaridad. Si te anima a pasar, a sentarte, poco a poco, recuperas la respiración… y puedes llegar a sentirte a gusto a su lado.

 Tan a gusto que ya no quieras moverte de ese sitio.

A veces, la belleza

A veces la belleza es un balcón por el que cuesta trepar. Un regalo para los demás, que no siempre disfruta o valora quién la tiene.

A veces uno esconde la belleza detrás de un cristal, como esos valiosos objetos de los museos que no se mezclan con el resto y a cuyo lado pone escrito:  ” No tocar”.

A veces la belleza no es una puerta. Es más bien un muro que hay que escalar.

Un día puede que llegue un ladrón de guante blanco. Alguien con la suficiente habilidad como para no hacer saltar las alarmas.

Tú, que estabas tan sola, que esperabas un poco hastiada un giro en tu solitario destino.

Quizá te invite a trepar con él. Él está acostumbrado. Tú no. A ti te costará. No te entrenaron, no te entrenaste. Esperabas que te abrieran la puerta, que desenrollaran la alfombra roja.

Y ahora llega alguien proponiéndote otro destino. ¿Serás capaz de cambiar?

 

El Amor es una mariposa

No trates de ponerle esposas al Amor.

Es como jugar con una mariposa.
Deja que se acerque, no la persigas. Deja que te vea y se pose.
Que se enamore de ti.

Y si un día la ves que duda… ábrele las puertas para que se vaya.

Sólo si es libre te hará feliz.

flosruberum_el_amor_es_una_mariposa

 

flosruberum_el_amor_es_una_mariposa

No era la calefacción

En ocasiones, no nos damos cuenta de lo importante que, para nuestra pareja, son determinadas cosas.

Ni nuestra pareja se da cuenta de lo importante que, para nosotros, son determinadas cosas.

Esto produce el enfriamiento de la relación y un paulatino distanciamiento. Puede que estés viviendo en el mismo hogar, bajo el mismo techo y que, del frío que sientas, pienses que la calefacción se ha estropeado.

Pero no es la calefacción. Es la relación la que se ha ido estropeando. Y, aunque lo parezca, tampoco ha sido de un día para otro.