¿Un dulce?

Hay una gran diferencia entre que alguien se acerque a ti con una bandeja de dulces y te pregunte:  ”¿Quieres?”, tú cojas uno y te lo lleves a la boca… o soñar con uno, caminar a toda prisa hacia una pastelería deseando que nadie se lo haya llevado antes e hincarle lentamente el diente, y comértelo mientras saboreas eso ” tan deseado “.

Claro que hay quien por comodidad o pereza descarta acercarse a la pastelería más próxima y se come lo primero que pilla.

Deja un comentario