Hay silencios que se comen un Amor.

No es fácil confesar un sentimiento hacia alguien.

Hay quien no se arriesga a recibir una negativa. Cuanto más, cuanto más querida o deseada es la persona.

Muchas personas han preferido callar ignorando que una confesión… podría despertar en la otra persona una chispa, un sentimiento de reciprocidad.

Pero como esto no siempre ocurre y las negativas son dolorosas, hay silencios que se comen un Amor.

Deja un comentario