El último obtiene el mismo premio que el primero

  No existe un momento exacto en el que nos deba llegar el primer beso o la primera experiencia amorosa. No hay que darse prisa. No porque llegue antes nos va a producir mayor satisfacción. A cada cual le llega a su debido tiempo y éste no debe adelantarse.

 No es mejor, ni peor la experiencia cuanto antes se produzca. Cada uno la vivirá de forma personal y única.

 No es una carrera a la que uno deba llegar primero. El último obtiene el mismo premio.

Deja un comentario