Como en una etapa del Tour de Francia.

Hay muchas etapas dentro de una relación. Momentos distintos. Como en una etapa del Tour de Francia.

A veces hay cuestas o repechos en los que el ciclista se pone de pie sobre la bicicleta y otras veces descensos que uno hace sin pedalear. Dejándose simplemente caer. Otras veces habrá llanos y, por supuesto, zonas de avituallamiento en las que reponer fuerzas.

También se podrá en un momento determinado pinchar una rueda o tal vez se forme un abanico en el que alguno se quede, debido a la acción del viento, rezagado y pierda minutos con respecto a la tete de la course o cabeza de carrera.

No podemos pensar, cuando uno se sube a una relación que todo será coser y cantar, que no llueve sobre la bicicleta o no se pasa calor y frío en determinados momentos.

Sin embargo, para los ciclistas eso no es obstáculo. Porque el objetivo, la promesa que ansían es la meta y el beso en el podium.

Deja un comentario