Dueña de tu tiempo

Cuando una persona entra en tu vida, coge protagonismo y le dedicas tiempo y atenciones.

Tiempo y atenciones que debemos de quitarle a otras cosas y personas, porque el tiempo no se alarga como un chicle. El día tiene 24 horas; ni un minuto más, ni menos.

Si un día esta persona se va, de repente una encuentra tiempo hasta debajo de los muebles y tropieza con ese tiempo y se extraña que alguien lo haya dejado allí, como un juguete en medio del pasillo.

Te agacharás y cogerás ese trozo de tiempo. Lo mirarás y se te ocurrirán decenas de cosas que hacer con él.

Descolgarás el teléfono y llamarás a alguna amiga, que se alegrará de oírte tanto como tú. Y volveréis a hacer planes juntas.

Al principio, tus pasos serán inseguros, pero luego verás que vuelves a adaptarte con facilidad a tu antigua vida. Esa que habías olvidado que tenías.

El Amor es un inmenso océano

Habrá parejas que deseen pasar toda la vida juntos, en el mismo barco, y hacer una larga y bonita travesía.

Para ello, construirán ilusionados uno en el que subirse.

Quizá no sepan aún el tamaño de las olas en alta mar, desoigan las estadísticas de los barcos que se hunden, o no consulten antes de partir la previsión meteorológica.

Tal vez, confiados, no hayan puesto a prueba la resistencia de la nave a la que van a subirse, ni hayan oído contar su historia a otros marineros que ya navegaron por ahí.

No hay que dejar de creer en el Amor. Sólo hay que conocer las aguas por las que navegaremos y que, si el viaje diseñado es largo, nos aseguremos que la tripulación, o sea tu pareja, es la más adecuada.

Nunca sabremos antes de partir, claro, si encontraremos piratas por el camino o si, en el momento menos esperado, se puede incluso generar en nuestra propia nave un motín.

Esto forma parte de la incertidumbre del viaje.

flosruberum_el_amor_es_un_inmenso_oceano

El triciclo

A veces los niños, jugando en el parque, dejan el triciclo momentáneamente abandonado, mientras fijan su atención en otros juegos, en otros niños.

Pero… si ven que otro niño se acerca y se sube a él, enseguida protestan diciendo: “Es mío”.

Esto no nos ocurre sólo con los triciclos. En el Amor, a veces, también sucede.

Nos preocupa que nos quiten lo que consideramos “nuestro” aunque lo tengamos desatendido.

 

flosruberum_el_triciclo

¿De qué se alimenta nuestro Amor?

En el caso de las plantas, su felicidad – y por tanto su esplendor – se reduce a que tenga una buena tierra, un poco de agua, y un rayito de Sol.

- ¿Te has preguntado alguna vez qué necesita la persona a la que amas?

Si sabes de qué se alimenta, podrás alimentarla… si no, quizá se marchite y tengas que cambiarla por otra para que en tu jardín siempre haya alegría.

Amar con locura

¿Es sensato dejar que entre en nuestra vida una persona cuyo amor nos vuelva locos, una persona que nos subyugue de tal modo que no dudaríamos en hacer cualquier cosa que él o ella nos pidiera?

Hay amantes que reconocen haber amado hasta el límite de la locura.

 

 

Y bien mirado… ¿sería sensato no probar en la vida al menos una vez a hacerlo?