El Amor nos persigue con una flecha

 No es Cupido quien dispara las flechas. Somos nosotros los que, con un arco imaginario, disparamos una mirada, una sonrisa o una palabra.

Deja un comentario