Respeto

Respeto es lo debemos esperar de las personas que alguna vez pasaron por nuestra vida, de las que se intentan acercar o de las que, incluso, no esperan ni desean nada de nosotros.

El respeto es esencial. Como seres humanos, como personas o partículas que unidas forman parte de una sociedad o el universo.

Pende de un hilo

 El amor es un ser delicado. Enferma con facilidad. Es muy sensible a los cambios de tiempo y, sobretodo, de humor.

  Se queda perplejo y esto le hace asustarse. Como un niño, enseguida se pone a llorar.

- Pero… si no pasa nada – le dirán.

Y él se secará las lágrimas pensando que era el fin.

- Venga, nos damos una nueva oportunidad – tratarán de consolarle.

 Él se calmará momentáneamente no creyendo que sea del todo posible. Pues su salud pende de un hilo. Un hilo que, o sostienen dos personas, o no se sostiene.

Raro

 

Diréis que es raro que un chico se suba a un escenario con la pretensión de hablaros de amor. Rara vez los chicos hablan de amor. De sus leyes, de sus reglas o su naturaleza…

Sin embargo, es evidente que cuánto mejor lo conozcamos, mejor nos irá a todos en nuestras relaciones.

Hay especialistas en sexo que nos dicen dónde tocar, cómo hacerlo mejor, qué posturas usar. Pero, ¿qué pasa con el corazón? ¿Cuál es su postura favorita? ¿Cuándo se siente mejor? ¿Ante qué visión u oyendo qué palabras?

El corazón enamorado late más deprisa. Uno brilla. Sonríe. Es un estado deseado que perseguimos. Nos hace sufrir y aún así… nadie está dispuesto a no intentarlo.

Porque la vida, sin amor, no mola ni la mitad. Pero ¡cuidado! Porque el amor es una rosa y tiene espinas. Así que tened cuidado con dónde ponéis la mano.

Es pronto para llamarte amor

Hola, mi amor:

Sí, ya sé que es pronto para llamarte así. Que quizá escucharlo te ponga a la defensiva.

Pero… ¿¿¿¿qué le voy a hacer si deseo que seas mi amor????

Es cierto, no te conozco lo suficiente. Pero, ¿he de cortar las alas a este sentimiento? ¿Dispararle como un cazador impidiendo que vuele libre?

No puedo ni deseo hacerlo. Quiero que este sentimiento vuele por el cielo.

No hay nada de malo en ello. Sólo asumo un riesgo. Un pequeño riesgo. Pero en la vida hay que arriesgarse. Soñar… dormidos y despiertos.

Lo reconozco: poder amar a una chica como tú me parece un sueño del que uno no desearía nunca despertar. Y si alguien te despierta, enojado le preguntarás: ” ¿Por qué lo has hecho?”

Porque, una vez despierto, no podrás recuperar lo que estabas sintiendo casi como una realidad.

Y, entonces, decepcionado dirás:

 - Si hasta te podía tocar…

Destino: el Amor

Dos personas inician un viaje y, de momento, han quedado en el andén de la estación.

Llevan las maletas y algo de abrigo por si hace frío. Su destino es el AMOR. Y, también, el nombre del tren.

Quieren subirse juntos. Sentarse en dos asientos, mirar el paisaje cogidos de la mano. Mientras se acarician suavemente con las yemas de los dedos.

Tienen el corazón lleno de esperanza. De felicidad. Se miran sin hablar. Sonriendo. Manteniendo respectivamente la mirada fija en los ojos del otro pensando: ¿esto es eso que tanto he esperado?

Miran hacia el horizonte tratando de descubrir qué paisaje encontrarán cuando lleguen a su destino. Quizá no sepan aún que el paisaje dependerá, también, en parte, de ellos.