Sin amor

Ningún ser vivo es ajeno al amor. Ninguna célula. En esta vida, todos buscamos el amor en sus diferentes vertientes.

El niño, el de sus padres y amigos. Los amantes, el de sus amados. Las plantas, el de su cuidador. La mascota, el de su dueño.

Nos tratamos de hacer sus merecedores, dando nuestro amor a cambio. Buscamos unos ojos que se iluminen con los nuestros. Una sonrisa que sonría al vernos. Un corazón que lata acompasado, como dos timbales.

Por eso nos pasamos la vida persiguiéndolo. Pues, nada que hagamos sin amor, merece del todo la pena.

 

sin_amor