En paracaidas

En el amor sucede como cuando uno se sube a un avión con el deseo de lanzarse en paracaídas y luego, cuando está arriba, mira hacia abajo, le entra vértigo y se niega a saltar.

El miedo, en ese momento, es más fuerte que su deseo de vivir nuevas experiencias.

Estar preparado para amar implica estar preparado también para saltar. Haber vencido el miedo que eso supone. Y, claro, tener el paracaídas en perfecto estado.

La experiencia nos ayuda a prepararnos. Por eso un fracaso no debemos tomarlo como fracaso. Sino como una tentativa que nos acerca a la realidad. Que nos prepara para la siguiente.

 

en_paracaidas