¿Qué es lo que nos une a las personas?

Desde que somos niños vamos creando una red de amigos a los que nos une cierta afinidad.

Es un hilo invisible, una fuerza que nos atrae.

Pero, ¿por qué con unos sí y con otros no? – quizá te hayas preguntado más de una ocasión -. Es sólo tirando de ese hilo que tal vez lleguemos algún día a descubrirlo.

Tampoco sabemos muy bien lo que nos une realmente a nuestra pareja. ¿Qué fue lo que nos atrajo hacia ella, lo que nos hizo elegirla y rechazar otras? ¿Fue su belleza, su atractivo, el vestido que llevaba, el coche que conducía? ¿Por qué apareció justo en ese momento?

¿Fue azar o estábamos predestinados?

 

 

No sólo amamos personas

Amamos también lugares, objetos, animales, melodías, sabores o, incluso, ideas. O la vida en general.

Todo lo que amamos es un reflejo de nosotros mismos. Lo vemos o sentimos y desde el primer instante capta nuestra atención. Nos atrae y cautiva. Aunque para otros pase desapercibido.

A su lado, en su compañía, nos sentimos bien. Y permanecemos por un deseo propio de estar allí.

Si nos apartamos, enseguida echamos en falta la sensación que nos proporciona. Y, por eso, nos acercamos de nuevo, atraídos por esa incomparable sensación.

No coarta nuestra libertad porque hemos sido nosotros mismos quienes hemos elegido estar allí Y no nos pone limites, ni condiciones.

Podemos dejar de amar y a nadie le importará. Podemos cambiar y nuestro objeto de deseo cambiará con nosotros. Pero nadie nos pedirá cuentas por ello… porque, si no, no sería Amor.

¿Se agota el Amor?

Quizá lleves muchos años con la misma persona y sientas que la relación está agotada. O quizá, no.

Tal vez pienses que acertaste el día en que la elegiste o le abriste la puerta para que entrara.

A lo mejor recuerdas ese día con cariño, pues él trajo consigo un ramo de flores para declararte su amor. O quién sabe: a lo mejor has olvidado los detalles y ya no recuerdas cómo ocurrió.

Dicen que el Amor pasa por distintas fases. Que lo bonito es la fuerza con la que empieza, la pasión, esas cosquillas, esa ilusión.

Otros no. Otros piensan que lo más bonito es verlo crecer, asentarse, atardecer. Estar con la persona con la que pasaste por tantos momento y con quien construiste algo de lo que hoy te sientes orgullosa.

El Amor es como tú desees. Tú eliges en parte la forma que le das.

Como un niño a quien le dan un folio en blanco para que pinte, tú también eliges los colores con los que coloreas tu Amor.

Volar

Volamos a diario, soñando y tratando de hacer los sueños realidad.

Los sueños despegan y nosotros los pilotamos. Ponemos ilusión como gasolina y si hubiera que hacer un aterrizaje forzoso -esperemos que no - llamaríamos a algún amigo o amiga, que será algo parecido a lo que es, en los aeropuertos, la torre de control.

Ellos nos guiarán para tener un aterrizaje lo más suave posible.

volar

¿Qué hago si no te gusto tanto como tú a mí?

Hace tiempo que me fije en ti. Yo sé que te agrado. Pero no encuentro el momento, ni las palabras para decirte lo que siento.

Tampoco sé cuánto te gusto o qué efecto tendría mi declaración en ti. Y no quiero fallar. No quiero oír una negativa. Sé que mi corazón sufriría. Para eso, prefiero el silencio.

Por eso no sé qué hacer. No sé si mis palabras harían otra cosa que engordar tu ego.

No quiero patinar. A tu lado, junto a ti, sólo cabe una persona.

Me gustaría ser yo… pero ¿qué hago si no te gusto tanto como tú me gustas a mí?